5 secretos que no conoces del hormigón

El hormigón tiene muchas posibilidades. Una gran cantidad de arquitectos lo prefieren debido a las ventajas que ofrece: durabilidad, resistencia, versatilidad, composición y hasta flexibilidad.
Desde los tiempos de la antigua Roma hasta el día de hoy, el hormigón ha experimentado grandes cambios. Hoy, los científicos siguen trabajando para conferirle ciertas propiedades, por lo cual existe una amplia gama. Su composición no es un gran misterio para muchos: piedras, cemento y agua. Sin embargo, se pueden añadir algunos elementos que lo hacen aún más especial. ¡Y seguro que no sabías algunas cosas sobre él!

 

Uno para cada necesidad


Muchos no conocemos su amplia variedad. Si antes, con el mismo tipo se construía casi de todo, hoy en día se crean materiales que se adaptan a ciertas exigencias. Así que en la actualidad se cuenta con hormigones de alta resistencia, auto-compactos, que permiten drenar, anti- bacterianos y hasta translúcidos.

 

Las proporciones adecuadas hacen la diferencia


Este material tiene diferentes comportamientos según las medidas de cemento, agua y agregados que se empleen. La proporción agua-cemento ideal es igual a 0,42. De esta forma el cemento se hidrata completamente. Por otro lado, la cantidad de agregados es importante, de manera que estos deben ocupar de un 60 a un 80 % del volumen del hormigón. Así, a mayor cantidad de agregados, mayor su fortaleza.

 

Nueva tecnología que permite la auto-reparación


Sabemos que este material es sensible al desgaste, lo cual genera grietas. Pero con los avances tecnológicos tendrá la capacidad de auto-regenerarse, tal como un ser vivo. ¡No, no se trata de ciencia-ficción! Recientemente se han introducido bacterias capaces de activar el material para que produzca nuevo material para la auto-reparación.

 

Los pavimentos de hormigón son los más económicos


Cuando los costos de mantenimiento a lo largo de la vida útil del material son menores en comparación con otros, entonces estamos ante un elemento que exige una menor inversión. Los pavimentos hechos con hormigón no sufren de baches, levantamientos o desprendimientos como los de asfalto.

 

Susceptible de reciclar


Es un material que debido a sus características es difícil de reciclar. En primer lugar por su peso, y en segundo lugar porque es muy difícil limpiar el granulado. Si bien no es posible reciclarlo en su totalidad, un 20 % del hormigón puede ser reemplazado por uno que ha sido utilizado.