Nuevos usos del hormigón en la arquitectura

Nuevos usos del hormigón en la arquitectura


Existen desde hace muchos años materiales que se han venido empleando como favoritos o más bien ideales en proyectos arquitectónicos. Pero como todo avanza, estos materiales de toda la vida han pasado en los últimos tiempos a ser revisados, modificados y empleados en diversos trabajos modernos. El hormigon es uno de ellos.


Este es un material muy conocido y usado, que lleva años y años en el mercado, pero hoy en día se está viendo como la primera opción de material en la prevención de corrosión, degradación o deformación.


El hormigon de ayer y de hoy…

 

A mediados del siglo XIX se pensaba que este material era de segunda, debido a su poca nobleza y necesidad de revestimiento. Sin embargo, hoy en día se emplea mucho en obras de construcción grandes o pequeñas, e incluso para realizar proyectos en casa, porque es especialmente duradero, económico y versátil.


Es el material de siempre, aquel que se usa en construcciones civiles y todo tipo de obras, y en cuanto al ámbito de la arquitectura residencial, cada vez es más empleado para revestir paredes, techos, o incluso solados. También en el mobiliario como tal en encimeras para el baño o la cocina y una infinidad de objetos decorativos.


Los tipos de hormigón más empleados hoy en día y sus nuevos usos

En especial en este último año, y a pesar de todos los años que lleva siendo el preferido de muchos arquitectos e ingenieros, el mismo se ha convertido en un material muy demandado en sus diversos tipos.


Un buen ejemplo de ello es el caso del hormigon impreso que es ideal para la pavimentación. Este se encuentra en una gran variedad de colores, texturas y modelos para elegir. Además es sólido, resistente, impide el crecimiento de maleza y no requiere un proceso complejo para su aplicación y resultados, por lo cual brinda trabajos mucho más rápidos que otros tipos


Otro de los usos más novedosos del momento, son las láminas para revestimiento. Se fabrican en diferentes texturas, colores y formas, con acabados al gusto del cliente y muy fáciles de aplicar, acortando el tiempo de entrega de obras.


Son ideales para el exterior de fachadas e interiores y no requieren grandes esfuerzos para cortar, siendo además hermosas porque no lo imitan, sino que lo son, pero uno más fácil de usar.


En su versión pulida es otro de los más solicitados en la arquitectura. Se enfoca mayormente en exteriores y es resistente e impermeable, por lo tanto suele ser muy elegido.


El hormigón del siglo XXI

 

Este material que pasó de ser frío y carente de personalidad a muy solicitado en los últimos años, sobre todo porque, aunque puede ser encontrado en diversas versiones, su color negro tiene un atractivo especial para los arquitectos.


Este protagoniza de hecho un libro completo llamado 100 Contemporary Concrete Buildings o Cien edificios contemporáneos de hormigón, donde se pueden visualizar las más novedosas construcciones a base de este milenario material.