Hormigón impreso: Aplicaciones

El hormigón es una mezcla de agua, cemento y varios elementos agregados, como pueden ser arena, gravilla,... Que utilizamos en la construcción. El hormigon impreso es esta misma mezcla, pero dándole un acabado con texturas, colores o estampados, lo que nos proporciona un mejor acabado.

 

Los usos del hormigón impreso

 

Este material que empezó a usarse en los años 90, con los diseños actuales y sus características impermeabilizantes, han hecho que se use no solo en recubrimientos exteriores, sino en interiores también, combinado con otros elementos como el microcemento.


  • - Se puede usar sobre tierra compactada, o sobre losas de hormigón, así lo podemos usar para calles de tránsito, aceras, chalets, piscinas, parkings, gasolineras, mercados, grandes superficies, zonas de ocio o rampas de acceso.
    - Se puede aplicar en fachadas de viviendas, dando la sensación de ladrillo cara vista, mucho más económico y con mayor vida útil.
    - Como elemento decorativo en jardines o zonas verdes imitando piedras de exterior.
  • Características del hormigon impreso

  • Entre las características que han hecho de este material, un elemento muy empleado tanto en construcción como en decoración, tenemos
    - Gran resistencia. Tiene unas altas prestaciones mecánicas, sin los problemas que tienen las baldosas o cerámicas de despegue, y su resistencia a los impactos y la presión.
    - Buenos acabados. Los acabos que nos proporcionan los moldes, hace que parezca piedra natural, además puede imitar cualquier acabado, simulando baldosas, cerámicas, pizarras o adoquines. Se ha extendido su uso, en decoraciones de interiorismo, tanto en acabados rústicos como de diseño.
    - Debido al uso de aditivos especiales, ha logrado un gran nivel de impermeabilización. Lo podemos usar en zonas salinas, en zonas de temperaturas muy bajas, donde el hormigón normal tiene poca duración. Es muy resistente a la abrasión y a los golpes.
    - Los cambios de temperatura que generan contracciones y dilataciones del hormigón, las evitamos mediante juntas debidamente colocadas.
    - El peso no lo hunde ni lo deformará, además, no permite el paso de aceites o grasas, ni se mancha por líquidos. Tampoco pueden crecer a través de él, hierbas o matorrales.
    - Su superficie es antideslizante, por lo que no resbala.