La climatología en los pavimentos exteriores

pavimento continuo mayo1El factor meteorológico es uno de los componentes más a tener en cuenta a la hora de empezar una construcción, pavimentar un suelo o cualquier actividad en el que pueda influir. Además de ser un factor importante, también es variable, ya que en muchas zonas las condiciones ambientales pueden variar de un extremo a otro. Es decir, que en zonas concretas los termómetros pueden marcar en verano una temperatura media superior a los treinta y cinco grados y en cambio, en el invierno la temperatura desciende por debajo de los cero grados.

 

Sin embargo, la temperatura no es todo, y también podemos tener cambios drásticos de humedad, viento, lluvias y otros elementos que pueden afectar directamente a nuestro objetivo en una obra.
En este artículo, vamos a hacer una introducción de los elementos que más frecuentemente afectan a los pavimentos en el ámbito de la climatología.

 

La humedad

Un enemigo difícil de combatir si no se hace con los materiales adecuados. Se filtra a través de las paredes si no están específicamente pensadas para aislarla.
Existen aislantes y materiales impermeables para combatir las humedades, ya sean por condensación o por filtración, que son las más habituales.
Normalmente, en zonas donde hay un índice de humedad alto, se emplean materiales como aislantes de PVC, o compuestos de grava para mantener el agua a raya.

 

El agua

Es un elemento muy relacionado con el anterior, ya que es la causante de las filtraciones en un hogar mal aislado. El agua si no se canaliza bien por la estructura de nuestra casa, puede acumularse en zonas inadecuadas y acabar filtrando al interior la humedad.
También el agua en zonas frías puede caer en forma de piedra. El granizo, daña seriamente los elementos sobre los que se precipita y es un factor realmente agresivo con las superficies.

 

El Sol

Este factor, primeramente, puede parecer no tener una incidencia inmediata en el pavimento, y es un hecho, pero debido a la prolongada exposición y los aumentos y descensos de la radiación solar en las diferentes estaciones, es un elemento a tener muy en cuenta a la hora de instalar un pavimento en el exterior.