El hormigón para pavimentos y la arquitectura

Desde su aparición en el Imperio Romano, el hormigón se ha convertido en pilar fundamental de la civilización debido a su gran versatilidad. Hoy en día sigue siendo el elemento más utilizado para ofrecer soluciones arquitectónicas innovadoras, maleables, eficientes, ecológicas y de bajo coste.
El universo de posibilidades del hormigón
Mucho se ha dicho a favor y en contra de esta mezcla de elementos que para diversos arquitectos y creadores sigue siendo fuente de inspiración. Esto se debe en gran parte a los continuos avances en ingeniería de materiales que se han ido adaptando a las problemáticas ambientales del diseño moderno.
En este sentido, científicos han podido desarrollar versiones muy interesantes que no solo revelan una extensa gama de aplicaciones sino efectos ambientales positivos. Así encontramos concreto luminiscente, hormigón impreso, losas de 2 cm de espesor, bloques que absorben C02, muebles y mucho más.
Dentro de este extenso catálogo de productos funcionales para espacios interiores y exteriores, destacan los hormigones áridos, tallados y ornamentales. Mediante técnicas modernas de colocación y mezcla, ahora puedes disfrutar de una gran variedad de texturas, colores y excelentes prestaciones.
La nueva generación de pavimentos de hormigón
Por sus cualidades, este material ha pasado de edificios, paredes, calzadas y estructuras diversas a los hogares, espacios públicos recreativos, terrazas y jardines. Además, muchos fabricantes han incursionado con piezas de baño, implementos de cocina, elementos decorativos y una gran variedad de productos para interiorismo.
Debido a las constantes innovaciones relacionadas con su aspecto, fabricación y resistencia, los pavimentos de hormigón siguen siendo una alternativa que marca tendencia. Esto se debe en gran parte a la implementación de versiones áridas, estampadas y texturizadas que son fáciles de colocar y tienen costes más bajos.
Estas cualidades ornamentales se han visto magnificadas por adoquines y losas que tienen formas variadas, patrones de colores personalizados y acabados espectaculares. Las técnicas modernas de fabricación permiten que sean piezas fiables que te ofrecen gran resistencia, son antideslizantes, no se desgastan rápidamente y son fáciles de mantener.
Versiones como Hormi-Ari, Hormi-Gran y el pavimento continuo son excelentes opciones tanto para espacios como para estructuras. Sus propiedades mecánicas han sido ampliamente comprobadas para ofrecer la máxima solidez, aguantan muy bien la abrasión de los elementos y destacan por la naturalidad decorativa de sus diseños.
Si buscas pavimentos exteriores o interiores de calidad, tu respuesta está en Hormisol, los especialistas en reparación, mantenimiento e instalación de hormigón.