5 beneficios del uso del hormigón en la construcción de casas

El uso del hormigón suele estar asociado a grandes infraestructuras, donde este material parece desplegar sus mejores virtudes. No obstante, en la construcción de edificaciones de pequeño tamaño, como puede ser la edificación de casas, el hormigón puede alzarse también como un recurso a tener en consideración, habida cuenta de los beneficios que presenta en comparación con otros materiales más clásicos.

Versatilidad
Los avances tecnológicos que durante los últimos años han tenido como protagonista al hormigón, ha logrado de este una gran versatilidad, sobre todo en lo que se refiere a las diferentes propiedades que puede adquirir en función de los procesos que se lleven a cabo para su fabricación, como por ejemplo la elección del aglomerante.

Así, a estas alturas se puede encontrar hormigones altamente específicos que colmen las necesidades de cualquier edificación, con propiedades tan interesantes como pueden ser autocompactante, con fibras, ligeros, excavables, drenantes, antibacterias, traslúcidos, etc?

Ahorro en costos de calefacción y refrigeración
Una de las propiedades más consolidadas del hormigón es su capacidad aislante, mucho mejor incluso que la madera, que tradicionalmente se concibe como el material óptimo para esta funcionalidad. Por tanto, se presenta como una solución idónea para casas situadas en poblaciones donde se hace preciso el uso de aparatos para la refrigeración o la calefacción, ya que supondrá un ahorro notable en la factura de la luz, al necesitar menos energía para mantener la temperatura deseada.

Durabilidad
Sin duda, la ventaja más evidente, ya que hablamos del que posiblemente es el material más resistente del mercado, capaz incluso de soportar huracanes cuando se encuentra correctamente configurado, y pudiendo superar los cien años sin necesidad de realizar un mantenimiento demasiado exhaustivo, con lo que la utilización de hormigón para la construcción de casas proporciona la seguridad de una vivienda duradera y robusta.

Fácil disponibilidad
Los materiales con los que se fabrica el hormigón suelen encontrarse con relativa facilidad cerca del punto donde se va a edificar, sin necesidad de tener que pagar desplazamiento de materiales que se hallan en lugares lejanos, lo que a la postre deriva en un doble costo, económico y ecológico.

Recurso renovable y limpio
A pesar de lo que pudiera parecer, el hormigón es reciclable, algo que ya se hace habitualmente. Además, dada su naturaleza árida, no es susceptible de ser pasto de podredumbre, como ocurre con otros materiales.