Pavimento Impreso: Trabajo de impresión

pavimento impresoEl pavimento de hormigón impreso es conocido desde hace más de 30 años, sin embargo, es ahora cuando más se encuentra en boga debido a la gran variedad de texturas y gamas, que permiten la creación de pavimentos vistosos, resistentes y duraderos en nuestros espacios. Se trata de un material resistente e impermeable que no solo soporta ácidos, sino que además no se altera con manchas de grasa y aceites.

 

Proceso y usos del pavimento impreso

 

Se trata de una solera con superficie pigmentada con bajorrelieve grabado, que se realiza mientras está fresco con la implementación de moldes de neopreno que son capaces de crear piezas y texturas variadas. Mediante el proceso de estampado se pueden imitar piedras, baldosas, adoquines o pizarras y posee un acabado antideslizante que funciona en áreas húmedas.

 

Su clave es la aplicación de una capa superficial endurecedora que viene en presentación de polvo y que hace ideal al pavimento impreso para ser usado en zonas con gran tránsito como aceras, rampas, parques o recintos de eventos, y gracias al poco manteniendo que requiere ha triunfado en la implementación de viviendas con jardines, desplazando finalmente al pavimento tradicional.

 

¿Cómo funciona su proceso de impresión?

 

Se trata de un pavimento con cualidades muy difíciles de superar, que consiguen un balance perfecto entre precio y calidad, es por eso que te hablaremos a continuación sobre su proceso de impresión:

 

1. Una vez que está decidida el área a pavimentar, se rotula con ladrillos macizos que luego pueden ser usados a modo de bordillos. Se debe afirmar bien con encofrado de tablas ya que este hormigón ejercerá fuerza sobre los laterales.

 

2. Una vez hecho esto se debe extender la capa de hormigón de modo que cubra el mallazo de madera uniforme evitando la formación de burbujas.

 

3. Con ayuda de una llana manejada por el operario se iguala la superficie con rapidez a lo largo y ancho para que la misma quede como un espejo y pasado un tiempo, cuando la solera empieza a ser pavimento de hormigón impreso, se espolvorea el endurecedor que viene pigmentado de fábrica a cantidad de 1 kilo por metro cuadrado.

4. Cuando la solera reposa dos horas viene la impresión en relieve haciendo uso de moldes o alfombrillas y 24 horas después se procede a eliminar la suciedad o polvo con un cepillo y agua a presión para darle una imprimación de resina que termina de sellar la porosidad del hormigón.

 

¿Qué te ha parecido? Se trata de un material muy resistente, antideslizante y muy versátil para muchos espacios.